20100916044531-concierto-emilio.jpg

Concierto en el Patinódromo

 

En medio de un hábitat de fuerte tradición intelectual y analítica se evoca la palabra poesía.
La luz pretende encender el espacio tanto como el sonido. Hombres y mujeres en el escenario fomentan el arte de estar presentes.
Un trío poderoso de flauta, viola y piano arranca el silencio de la sala para dar comienzo a un sinuoso y abrumador concierto.
...Una obra electroacústica se comporta como una pieza instrumental, simple, extraída de la cotidianidad nebulosa de los espectros de aquella ciudad invisible llamada Adelma.
Una caravana de hombres vestidos de azafrán es desenterrada con el andar hipnótico de los recuerdos percutidos por una guitarra, un piano y otros variados objetos ancestrales.
Un magnánimo violista recorre perdido los atriles vecinos.
En la curva ascendente del concierto un hombre pone en duda la necesidad de su obra. La pone en duda poniéndola en concierto. No tiene nada que decir y lo está diciendo.
Un numeroso ensamble sitúa el desenlace de la función en una zona brumosa, tocando cómo si fuese un único músico, solitario y cansado, interpretando los resabios de un concierto.
A lo largo del encuentro una y otra vez la música experimenta los fallidos intentos de salirse de sí misma.
Como hace décadas, la repetición continua busca frenar el impulso narrativo para reemplazarlo por el del vértigo, el de la desorientación y el del ensueño…. sin abandonar jamás la pregunta acerca de la posibilidad real de la repetición: “La esencia aparece a través de la diferencia; sólo puede diversificarse por poder repetirse a sí misma. El ser es sujeto sólo en la incesante repetición de su permanente diferenciación” (Marta Zátonyi).

Emilio Iván González Tapia

Viernes 17 de Septiembre, 20:00 hs
Conservatorio de Música Gilardo Gilardi (Palacio Servente, Bajada del Distribuidor)
Entrada libre y gratuita