Las luces diminutas de la noche

invisibles

imperceptibles

son soles cariñosos

con brillos fluorescentes que titilan

cuando veo la sonrisa espontánea desde el sueño

en mi pequeña hija;

estrellas sonrientes

me regalan como mimos vitamínicos

corazones de un gran cielo azul celeste.