...

Por un momento creí en la escena

de la insólita reliquia de tu mirada

tendida sobre la mesa ;

de madrugada y dejada de cansancio .

Quizá de tenue color tristeza ;

empapaba el espejo de una luz opaca

y crecía en el reflejo de tu interior eventual;

del sólo momento imprevisto

en el que el sueño te haya envuelto.